Mientras que desde el Gobierno y sus principales respaldos mediáticos salieron a hablar de una manipulación del kirchnerismo de las pruebas PISA, el ministro de Educación, Esteban Bullrich, sostuvo que se realizó una investigación y se trató de fallas de metodología sin "animosidad".

El ministro de Educación, Esteban Bullrich, cuestionó al Gobierno de Cristina Kirchner por la exclusión de Argentina de las pruebas PISA 2015, que mide los estándares de calidad educativa pero, a diferencia del resto de la gestión de Cambiemos, descartó que haya existido "animosidad" para fraguar los resultados.

El ranking PISA es elaborado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) cada tres años y la exclusión de Argentina se debió a que la muestra que se envió fue "demasiado pequeña para garantizar la comparación", según indica el informe de la OCDE.

Bullrich afirmó en una conferencia de prensa que "la razón de la exclusión de la Argentina tiene que ver con fallas graves en la metodología de la confección de la muestra", y contó que el Gobierno intentó evitar la exclusión del ranking pero "dos organismos independientes ratificaron la opinión de la OCDE".

"Esto se parece más a ese país que no tenía compromiso con las estadísticas y con la verdad, el país del Indec que publicaba una inflación que no era real", cuestionó el ministro.

Pero luego matizó las críticas y aseguró que "no hubo animosidad" del gobierno anterior para fraguar los resultados y ocultar la situación de la educación. "La falla fue que había que enviar una población de 13.280 escuelas y faltaron 3.096", explicó Bullrich, que habló de "incompetencia" de los funcionarios.

"Hemos hecho toda la investigación dentro del Ministerio y repito no hubo animosidad. Las escuelas no son de una región específica, es generalizado", insistió el funcionario macrista,

A pesar de la investigación realizada en el Ministerio, hoy los principales diarios del país hablaron de intencionalidad de la gestión kirchnerista, incluso cuando las principales fuentes lo desmientan.

Consultado sobre si hubo una investigación interna para determinar si hubo alguna intencionalidad política para perjudicar al país, lo descartó. "Lo hicimos y no encontramos motivos. Las escuelas que no están en la muestra no son seleccionadas, fueron al azar. Esto muestra que no hubo específica voluntad de afectar el resultado", detalló Bullrich.

"Aquí el cuestionamiento no es a la educación pública sino al funcionamiento del Gobierno y a los funcionarios públicos. El cuestionamiento es a cómo se construyó la muestra, al gobierno que construyó la muestra", aclaró Bullrich, que ratificó que Argentina será parte del próximo ranking, en el año 2018.