Cuando se supo que Boca y River iban a enfrentarse en una histórica final de Copa Libertadores, desde el Gobierno Naciona empezaron a hacer demagogia con que los encuentros se jueguen con público visitante.

A raíz de las críticas que recibió el primer mandatario fue la ministra quien salió en su defensa y en la misma sintonía planteó que comparado con el G20 organizar estas dos finales "eran algo menor". 

Estas palabras dichas en el estudio de TN fueron recordas luego del ataque al micro de Boca en la llegada al estadio Monumental y de la postergación del encuentro.

El Gobierno Nacional aducían que era una oportunidad para mostrar el país al mundo. El mundo vio que falló el operativo y el bochorno de lo que es la seguridad en el ámbito del fútbol argentino.

Mirá el video:

Fuente: Infonews