La doble pertenencia de una parte del radicalismo que apoya tanto al oficialismo nacional como al provincial, genera roces y pases de factura entre las distintas coaliciones de Santa Fé, donde parte de la UCR no apoya las medidas neoliberales del PRO.

“El caso de Santa Fe es especial”, sentenció el ministro del interior Rogelio Frigerio el pasado primero de abril, cuando visitó la provincia para informarle a todo el arco radical que el presidente tomó la decisión de “conformar Cambiemos en todo el país, con la UCR, el PRO, la Coalición Cívica y el Partido Fe”. Desde ese momento, la UCR santafesina sufre una interna enorme, ya que gran parte apoya al socialismo que gobierna la provincia y se niega terminantemente a la lista unificada que busca el PRO, opositores al socialismo.

Sin mucho tiempo que perder, Mauricio Macri envió nuevamente al ministro del Interior, Rogelio Frigerio, a auspiciar de intermediario entre las distintas coaliciones, para tratar de ordenar a la tropa, “el presidente no tiene ninguna duda dónde juega la UCR y del compromiso del radicalismo".

El sitio web LPO, agrega que el concejal Jorge Boasso, en una reunión junto a Frigerio, cruzó al presidente de la UCR, Julian Galdeano, "yo estaba acá -por Cambiemos- cuando vos trabajaste para que nosotros perdamos”. Lejos de unificar, Frigerio lanzó, “voy a hablar en nombre del Presidente de la Nación que no tiene ninguna duda sobre donde juega el radicalismo y si el presidente no tiene dudas, qué dudas podemos tener nosotros".