Cambiemos acelera y juega todas las fichas al tarifazo. Para ello no duda en lanzar todo tipo de amenazas. Primer había sido Federico Pinedo el que sostuvo que si no se pueden aprobar los tarifazos habría una disparada inflacionaria. Ahora fue el turno del presidente del bloque del PRO en la Cámara de Diputados, Nicolás Massot.

Es que el titular de la bancada amarilla advirtió ayer que la discusión desatada en torno a los tarifados, según su criterio, puede resumirse en si la suba finalmente "se paga en la factura del gas o en el precio del pan".

"Estoy de acuerdo en lo que se dice respecto de la equidad de clases; pero lo que discutimos es si el gas lo pagamos en la factura del gas o en la del pan", expresó el legislador macrista ante los cuestionamientos formulados por la oposición contra el ministro de Energía, Juan José Aranguren, en el marco de su visita a un plenario de comisiones de la Cámara baja.

Massot subrayó que "el 87 por ciento de los usuarios ya pagó -la factura con los aumentos- y que, según encuestas, el 60 por ciento está favor de la medida".

"La gente sabe que el gas lo tiene que pagar lo que cuesta, o que tiene que pagar el 30 o el 40 por ciento de inflación, como en los últimos años; y la respuesta es clara", remarcó.

El diputado por Córdoba llamó a la oposición a "pensar juntos cómo se financia ésto que llamamos política de Estado; porque a cualquier gobierno le gustaría el subsidio ilimitado"

"Esto de los subsidios empezó siendo una necesidad social y devino en una necesidad electoral", dijo Massot en referencia a la política aplicada durante el gobierno kirchnerista.

Cambiemos está jugado a hacer pasar los tarifazos a cómo de lugar y ya no duda en amenazar públicamente con aumentar los bienes que acelerarían el proceso de empobrecimiento que está logrando con el ajuste desatado.