A través de un comunicado emitido por la Cancillería, el gobierno argentino cuestionó las declaraciones del primer ministro británico, Boris Johnson, por ratificar la base militar en las Islas Malvinas en base a "la tradicional mirada colonialista" del Reino Unido y llamó a Londres a "escuchar a la comunidad internacional".

"La República Argentina sostiene una vez más que el Reino Unido debe escuchar a la comunidad internacional que promueve el fin del colonialismo en el mundo y que en particular en el caso de las Islas Malvinas ha planteado, a través de la Resolución 2065 de Naciones Unidas, que el camino para la solución del diferendo por la soberanía es el diálogo bilateral", sostuvo la Cancillería.

En el comunicado, el Ministerio de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto rechazó los dichos del premier británico, quien ratificó la presencia "permanente" de las Fuerzas Armadas del Reino Unido en las islas del Atlántico Sur.