El año pasado, el presidente Mauricio Macri eligió a la empresa para anunciar su veto a la ley de Antidespidos. Dijo que era un "símbolo de la recuperación económica" que seguiría el país bajo la gestión de Cambiemos. Doce meses después la realidad es bien diferente.

Delegados de la avícola Cresta Roja decidieron encandenarse a la puerta del Ministerio de Trabajo por las promesas incumplidas. “De los pagos comprometidos sólo pagaron en tiempo y forma el de enero”, aseguraron al portal Infogremiales.

El reclamo incluye el pago de haberes de los trabajadores activos y de los que todavía no fueron reincorporados. La empresa se comprometió a pagar en cuotas, situación que todavía no se formalizó. El año pasado, los operarios realizaron una protesta similar.

La ex Rasic Hnos fue vendida en octubre del año pasado a Proteinsa, un consorcio compuesto por las empresas Ovoprot Internacional, Tanacorsa y Grupo Laclau, que se habían hecho cargo de la empresa en diciembre de 2015 cuando la justicia decretó la quiebra. Es la principal productora de pollos del país.

Lejos de las promesas oficiales, la empresa todavía no reincorporó a todos los trabajadores tal cual había prometido. Todavía está en plazo de hacerlo, aunque los empleados son escépticos. Lejos quedó el "símbolo de la recuperación" que tanto entusiasmó a Macri.