"No me siento bien de salud para hacer una campaña, aunque a lo mejor Dios después me da la fuerza”, sostuvo la líder de la Coalición Cívica. Además aseguró que la decisión sobre su posible candidatura a legisladora nacional será tomada con el presidente Mauricio Macri.

Elisa Carrió, líder de la Coalición Cívica, se refirió a las próximas elecciones legislativas y se puso mística. En uno de sus arranques, ya habituales, "Lilita" explicó que su estado de salud no es el mejor para sostener una campaña, pero no desacartó la posibilidad de ser candidata si “Dios le da la “fuerza”.

Además, aclaró que su delicada situación se debe a “20 años de estrés acumulados”, que sus frecuentes viajes a Punta del Este parecen no poder paliar.

"La decisión sobre mi persona va a ser tomada entre el presidente Mauricio Macri y yo” adelantó Carrió, y opinó que no cree que Cristina Fernández de Kirchner vaya a presentarse en los próximos comicios: No creo que se arriesgue en la política. A lo mejor sí en Santa Cruz, pero creo que su vida personal está decidida. El daño que se hizo a sí misma y a sus hijos, eso no se cambia", dijo a La Nación.

Carrió contó además que la une una relación de "cariño" con Macri: "Nuestra relación es personal, de sinceridad. Él escucha y creo que el cariño es mutuo. Yo quiero que sea un gran presidente republicano", afirmó y agregó: “Si tiene que elegir entre el padre y yo, Macri se va a quedar conmigo, porque quiere ser un gran presidente", agregó la diputada.