El secretario de la Mesa de productores de Leche, Fernándo Córdoba, aseguró que el sectores está atravesando un fuerte crisis, y detalló que “alrededor de 130 tambos desaparecieron en los últimos dos o tres meses, de un total de 4100 aproximadamente. Hace un año que venimos trabajando a quebranto, y nuestra situación se agravó con la quita de retenciones y la devaluación”.

Para dar cuenta del conflicto, los tamberos decidieron regalar 2 mil litros de leche en la ruta de la provincia de Santa Fé, en la ciudad de Rafaela.

“Es para poner en conocimiento que los dos extremos de la cadena están mal: el productor y el consumidor”, y destacó buscan que el conflicto “llegue a Buenos Aires, porque si no se sabe en los grandes centros urbanos, no pasa nada”.

En cuanto al reclamo, detalló que “no queremos seguir recibiendo subsidios. Entendemos que la plata está dentro de la cadena. En la industria y la parte comercial, principalmente”.

“Queremos que el árbitro, el Gobierno, regule –no que intervenga- y ponga reglas claras de juego. Nosotros no podemos guardar la mercadería como se hace con los cereales”, contrastó.

Y comentó que si bien la crisis en el sector comenzó hace un año, se agravó en los últimos meses “porque la mayoría de los insumos básicos, salvo la mano de obra, están dolarizados”. Para dar un panorama de la gravedad de la situación, con unos 130 tambos cerrados en los últimos meses.

En el mismo sentido, Córdoba indicó que ahora “muchas vacas van directo al frigorífico, por la necesidad de plata que tiene el productor. Antes las compraban otros tambos”.

El secretario de la Mesa de Productores de Leche de la provincia de Santa Fe cuestionó las medidas que solamente beneficiaron a quienes se dedican al maíz o a la soja –quita de retenciones, devaluación- y planteó que “se tendrían que haber hecho de forma más armónica.

Hoy todas las economías regionales están mal. Dicen que el campo está bien, pero es sólo un sector”.

Santa Fe y Córdoba concentran alrededor del 65 por ciento de la producción lechera del país, seguidas por Buenos Aires y Entre Ríos.

En principio la medida de protesta que se tomará mañana será repartir 2 mil litros de leche chocolatada para que toda la población sepa el conflicto en el que se encuentra el sector.