La firma Suschen SA, radicada en el partido bonaerense de La Matanza, cerró sus puertas y más de cien operarios quedaron sin trabajo.

La fábrica alimenticia producía la conocida marca de golosinas «Mielcita», los jugos «Naranjú», así como tapas de alfajores, obleas y bizcochitos.

La empresa estuvo en funcionamiento sin interrupciones desde 1976, pero la crisis del consumo, acusada desde mayo del año pasado, y problemas financieros propios llevaron a la compañía a la quiebra e, incluso, la imposibilidad de resarcir a los despedidos.

"Quedan 105 familias en la calle. No pagan ni las indemnizaciones”, manifestó a Radio 10 José Luis Ledesma, delegado de la fábrica.

Fuente: Noticias en Red