“Además de toda la parafernalia diseñada por los gobiernos nacionales, provinciales y municipales, los festejos por el Bicentenario de la Independencia argentina contaron también con una original forma de protesta en contra de las medidas de gobierno adoptadas por la administración de Mauricio Macri, y en rechazo a la visita del rey emérito de España, en esta fecha primordial para la historia del país”, dice este domingo El Diario 24, de Tucumán.

Hace poco el ministro de Hacienda, el galancete con incontinencia verbal para el discurso discriminador, un tal Adolfo Prat Gay, cometió la infamia de pedirle perdón a España, no se sabe por qué puesto que se refería a los ’90, cuando en pleno apogeo de “el bobalicón” y el socialista trucho y ladronzuelo Felipe González, el capitalismo de segunda categoría de los ibéricos se dedico al saqueo indiscriminado del patrimonio argentino, y claro, de la mano del entonces presidente Carlos Menem.

El día de Bicentenario de la Independencia, Mauricio “Mugricio” Macri superó las marcas de la inmoralidad, poniendo al desnudo el aparato cultural verdadero del liberalismo oligárquico argentino: le dijo a “el bobalicón” que nuestros hombres de 1816 se había sentido angustiados al declarara la independencia. Solo un mal nacido como Mugricio puede ofender de esa forma la memoria de los argentinos y de los latinoamericanos.

En general, la cadena privada de TV – incluidos los canales de noticias que cacarean oposición- hizo mutis por el foro pero muchos tucumanos salieron a la calle, en pleno desfile cívico miliar oficial, para repudiar a Macri y al ex rey Juan Carlos, otra vez “el bobalicón”.

“Así fue que durante el mediodía tucumano de este sábado 9 de julio, diversas agrupaciones y artistas se juntaron en calle Mendoza y Paso de los Andes para marchar hacia el desfile cívico militar que tuvo lugar en avenida Mate de Luna, y en donde se hicieron presentes las autoridades de todo el país. La manifestación, que consistió en el despliegue de una gran bandera argentina, acompañada por diversas Wipalas (bandera de los pueblos originarios) y la suelta de globos negros, llegó a encontrarse a menos de 100 metros de donde se encontraba el palco presidencial, y allí se expresó contra "el ajuste que aplica el gobierno nacional y la presencia del rey de España en una fecha donde se conmemora la independencia del yugo español", dijeron los presentes. Se escucharon cánticos contra el presidente y se pudieron ver pancartas en contra del tarifazo y pidiendo la libertad de la dirigente social Milagro Salas, detenida en Jujuy desde hace más de seis meses”, consignó el medio tucumano.