Así lo advirtió el presidente de la Confederación de Entidades de Comercio de Hidrocarburos y Afines, Carlos Gold. Argentina y Uruguay son los dos países donde se vende el litro de combustible más caro en la región. ¿Cómo impactará sobre la inflación?

El Gobierno decidió a mitad de año desregular el precio del combustible, para dejarlo "librado al mercado", según aseguró el ministro de Energía, Juan José Aranguren. Hay que recordar que Aranguren fue CEO y accionista de Shell, una de las principales petroleras del mundo que opera en el país.

Luego de la decisión del Ejecutivo nacional, el precio de la nafta y al gasoil se disparó un 16% en sólo 6 meses. En todo 2017 subió un 32%, muy por arriba de la inflación promedio. La última suba fue la de esta semana (6%), que mandó el litro de nafta a los 23 pesos (la súper, la premium se fue a los $ 26). Llenar un tanque cuesta más de 1100 pesos.

"Desde que se liberó el precio, el crudo no ha dejado de subir y es justamente ese el fundamento por el cual el combustible aumentó, a pesar de la baja que se registró en noviembre", describió Gold a la prensa.

Uno de los ganadores con la medida fue la petrolera Shell, que rápidamente subió sus precios luego de la resolución de Energía. Nuevamente el conflicto de intereses: el ministro Aranguren tuvo acciones de esa compañía por lo menos hasta el año pasado cuando aseguró que las vendió.