En un país ganadero como la Argentina, el Gobierno de Cambiemos autorizó la importación libre de carne desde Brasil. La noticia, que se conoció a través de una resolución del SENASA, generó preocupación entre los productores.

El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA) otorgó certificaciones sanitarias a Brasil para permitirle las importaciones de carne vacuna a la Argentina.

El texto enviado a la Embajada brasileña en Buenos Aires indica que “se encuentra operativo para la importación de carne bovina fresca deshuesada a la República Argentina”, algo que encendió la alarma entre los productores ganaderos de nuestro país.

Desde el Gobierno de Cambiemos argumentan que esta apertura se debe a un acuerdo de reciprocidad, por el cual Argentina podrá realizar nuevas exportaciones hacia Brasil.

Sin embargo, no se trata de algo aislado. El presidente Mauricio Macri ya se comprometió a autorizar la importación de carne de cerdo de los Estados Unidos como contrapartida para la colocación de limones argentinos en ese país, algo que todavía no ocurrió.

Esta medida, sin precedentes en los últimos 25 años, se acordó durante la reciente visita de Mike Pence, el vice de Donald Trump, y generó el rechazo de los productores que advirtieron sobre riesgos sanitarios y la pérdida de unos 35 mil puestos de trabajo.

Además de la carne porcina, el Gobierno también analiza abrir las importaciones de carne vacuna estadounidense. La Cancillería y del Ministerio de Agroindustria reconocieron el mes pasado que el tema estaba en la agenda de trabajo con la administración de Trump.