Luego de la irrupción de la infantería de la Policía de la Ciudad que reprimió violentamente a los trabajadores del Subte con balas de goma y palazos, el titular de la línea C de los metrodelegados, Néstor Segovia, fue encarcelado mientras que hay otros operarios heridos.

"Me detienen porque discuto paritarias, porque estamos defendiendo el bolsillo de los compañeros", dijo Segovia mientras la Policía se lo llevaba detenido. Según anunciaron los Metrodelegados se realizará a partir del mediodía un paro total en todas las líneas de subterráneo.

Los veinte trabajadores fueron detenidos en las estaciones de Once, Las Heras y Parque Patricios, entre otros sitios.

El operativo de la Policía de la Ciudad se realizó desde pasadas las 7 en vías de la estación Las Heras de la línea H de subterráneos, con el propósito de desalojar a los trabajadores que cumplen con un paro hasta las 12, al igual que en la línea E y el Premetro.

La medida de fuerza de hoy comenzó a las 0 con la paralización de las tareas de limpieza, taller y mantenimiento, continúa con la interrupción del servicio desde las 5.30 hasta las 12 en las líneas E y H y el Premetro, y el libre paso posterior por los molinetes hasta las 14.

El comisario a cargo del operativo explicó que tenía "orden de hacer funcionar el servicio", en tanto los trabajadores nucleados en la Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y Premetro (Agtsyp) mantuvieron la postura de negarse a bajar de los coches, tras los cual la Policía se retiró.

Los metrodelegados denunciaron que el operativo se cumplió "sin una orden judicial" y que el comisario a cargo les explicó que "el Ministerio de Transporte ordenó sacar a los trabajadores". "Si vienen con orden judicial, ¿quién va a manejar si nos vamos todos?", preguntó en forma retórica Segovia.

En tanto, la empresa Metrovias advirtió en un comunicado de prensa que, de continuar las medidas de fuerza, aplicará "sanciones más severas" de las que realizó hasta el momento con 114 telegramas de suspensión enviados.

También aclaró que inició acciones ante la justicia laboral para lograr el desafuero de "95 delegados gremiales que cuentan con tutela sindical" para la "efectivización de las sanciones". La empresa recordó asimismo que el acuerdo salarial por paritarias firmado el 12 de abril pasado "está siendo abonado según lo acordado y que "fue rubricado por las partes intervinientes y ajustado completamente a derecho".

Por su parte, los metrodelegados insisten en que fueron excluidos de las negociaciones y que lo acordado con la UTA "es inadmisible". "Se sentaron en una mesa y acordaron 15% en tres cuotas y nosotros pedimos que se nos convoque y hagan una oferta razonable", sostuvo el delegado Brian Aguirre.

Desde el 14 de abril (van 38 días de conflicto), los metrodelegados iniciaron un plan de acción en todas las líneas de subterráneos, que incluyó apertura de molinetes y paros programados de dos horas, que esta semana se profundizó hasta alcanzar las cuatro horas.