Mientras los docentes universitarios se mantienen con su reclamo de un aumento salarial superior al que ofreció el Ministerio de Educación, las clases en las universidades no siguen en pie y se agudiza el conflicto con el Gobierno.

Desde la  Federación Nacional de Docentes Universitarios (Conadu) y otras Federaciones Nacionales de Docentes Universitarios anunciaron el no inicio de las clases para este en reclamo de un aumento salarial del 25% con cláusula gatillo de actualización por inflación, entre otros puntos. Además de la medida de fuerza de este lunes, se definirá una fecha de movilización universitaria conjunta.

En conferencia de prensa, Carlos De Feo, secretario General de CONADU, explicó que estuvieron "todo el primer semestre reclamando una propuesta salarial superadora al techo paritario del 15%". A ésto se sumó que "el propio gobierno ya asume que la inflación rondará el 30%", además del ajuste presupuestario y subejecución de partidas. "Así no se puede seguir", resumió.

La última reunión paritaria que mantuvieron con el Ministerio de Educación tuvo lugar el 13 de mayo, cuando ofertaron un aumento del 15% en cuatro cuotas, sin cláusula gatillo, lo que fue rechazado. Además, denunciaron mediante un comunicado, el Gobierno se demoró en el envío de las partidas mensuales del Presupuesto Universitario, lo que se sumó a un recorte de más de tres mil millones de pesos. "Considerando que casi el 90% del presupuesto se destina al pago de salarios, la quita supone una afectación de un 23% de los fondos remanentes para funcionamiento del conjunto del sistema", advirtieron.

En ese contexto, las Federaciones se solidarizaron con la Universidad Nacional Arturo Jauretche, que afronta una crisis presupuestaria y podría quedar sin dinero para pagar salarios en el mes de octubre. Por eso, el 13 de agosto se realizará un abrazo bajo la consigna "Salvemos la UNAJ".