La crisis en el sistema público de transporte por un paro gremial ya lleva más de 10 días. Ahora, el intendente local, el radical aliado de Cambiemos Ramón Mestre, declaró la "emergencia" y estableció la circulación de colectivos gratuitos con apoyo de fuerzas seguridad provincial y nacional.

El conflicto comenzó cuando el gremio de UTA de Córdoba rechazó el acuerdo paritario nacional de ese sindicato, que se ubicó por debajo del 20%. La crisis incluye una parálisis generalizada de la Ciudad, sin escuelas ni comercios. Además, fueron despedidos 100 choferes.

Los colectiveros sumaron el apoyo de otros gremios locales, como taxistas y Luz y Fuerza. Alejandro Zanel, dirigente de la CGT - Córdoba, defendió a "los compañeros y compañeras de UTA" provincial al mismo tiempo que cuestionó al gobierno radical: "Claramente hay una gran política antiobrera y anti sindical muy marcada", dijo en diálogo con Identidad Colectiva.

Además, recordó que el aglomerado Córdoba "tiene uno de los indices de pobreza más grandes del país". Y concluyó: "El conflicto en Córdoba es una bomba de tiempo".