Lucía, una niña de 11 años, que fue violada por su abuelastro de 65 años en Tucumán y obligada a parir, le escribió a los senadores para reclamar por la aprobación de la Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE).

"Doctora, deciles a los senadores que ninguna menor de edad tiene que volver a pasar lo que yo pasé. A mí a veces me dicen que tuve una hija que está viva y que la tiene el médico que me visitaba todos los días. Otros me dicen ¿asesina? porque dicen que mi provincia es provida. Deciles que, cuando ellos dicen que el aborto no es legal, los médicos se confunden. Deciles que tienen que obligar a los médicos a ayudarnos y que no tarden un solo día, bah, ¿Qué día? Ni un solo segundo", decía la carta.

La encargada de darle voz a la palabras de la niña, fue la médica tucumana Cecilia Ousset, quien expuso en el debate en comisiones este miércoles: "Cuando se puso en contacto con el sistema de salud, fue derivada a un centro de mayor complejidad para la ILE. Ella había dicho en cámara Gesell: ‘Quiero que me saquen lo que el viejo me puso adentro’”.

Tras la violación de su abuelastro, Lucía fue sometida a una cesárea en febrero de 2019 luego de que le negaran la realización de un aborto legal. Estuvo internada durante un mes en un hospital donde “se dilató y obstaculizó” la Interrupción Legal del Embarazo (ILE) debido a que todos los médicos “se declararon objetores de conciencia”.