La protesta tuvo lugar en el marco de un paro de 24 horas lanzado para reclamar una respuesta al Gobierno por los más de 400 despidos.

La Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) realizó un abrazo simbólico a la sede del Ministerio de Educación, para protestar contra los 400 despidos de empleados de la cartera que conduce Esteban Bullrich y por la futura desvinculación de cerca de 2.600 tutores a distancia, luego de que ayer los afectados denunciaran golpes por parte de la policía para impedir el ingreso al edificio.

Los trabajadores de ATE, junto a docentes de UTE-Ctera anunciaron el abrazo simbólico y un paro de 24 horas hasta este martes, ante la “falta de respuestas” de las autoridades y las agresiones sufridas ayer por parte de la policía, que buscaba impedir que todos los delegados ingresaran a la sede del Ministerio para reunirse con funcionarios.

Además los trabajadores vinculados al Ministerio de Educación denunciaron el cierre del programa “Nuestra Escuela”, que cuenta con 2600 tutores que trabajan a distancia. Luego del “abrazo simbólico”, los delegados resuelven en asamblea los pasos a seguir.

El conflicto, que comenzó la semana pasada con la toma del edificio, tomó este nuevo giro ayer, cuando delegados de ATE intentaron ingresar al Ministerio para reunirse con las autoridades pero se toparon con el vallado policial. Allí, según denunciaron, efectivos forcejearon y golpearon al secretario general de la Junta Interna de ATE, Rodrigo Recalde.