Los dirigentes sindicales Hugo Yasky y Roberto Baradel recibieron un contundente apoyo de los trabajadores nucleados en la Central de los Trabajadores Argentinos (CTA) durante las elecciones internas realizas ayer. Con el 90% de los votos obtenido por la lista 10, Yasky se quedó nuevamente con la conducción nacional, mientras que el líder de Suteba ratificó la misma condición en la provincia de Buenos Aires.

La otra lista que se presentó en las elecciones dentro de la CTA fue la lista 6, liderada por Daniel Rapanelli, que obtuvo el 10%  de los votos.

Desde el lado ganador consideraron el resultado de la elección como la ratificación de "la decisión de los Trabajadores de elegir sus representantes por el voto directo y secreto, y conlleva un gran esfuerzo militante, máxime en medio de una conflictividad social creciente en rechazo al plan de ajuste impuesto por los Gobiernos Provincial y Nacional".

En el plano provincial, la lista encabezada por Baradel también estaba compuesta por Raúl Calamante, también de Suteba, y por Verónica Bethencourt, de Conadu. La presencia de gremios docentes en espacios de conducción de la central obrera es significativa en un contexto de fuerte conflictividad con los gobiernos nacional y provincial.

A nivel nacional, quienes acompañaron a Hugo Yasky fueron Daniel Catalano, secretario general de ATE Capital Federal, y Edgardo Llano, de la Asociación del Personal Aeronáutico (APA).

“Esto constituye no sólo una demostración de confianza en la conducción sino, fundamentalmente, un mandato explícito para que la Central continúe organizando la resistencia al ajuste neoliberal y promueva la unidad de la clase trabajadora como único camino para derrotarlo", indicaron desde la flamante conducción elegida ayer.