Luego que el 13 de julio pasado en  el Plenario de la Confederación Nacional de Cooperativas de Trabajo (CNCT) se resolvió por unanimidad movilizar para hoy, en reclamo por la continuidad de los programas públicos para las cooperativas de trabajo de todo el país.

La decisión fue adoptada tras varias reuniones con funcionarios de gobierno, que no tuvieron resultados positivos. La medida principal, que lleva la consigna “Cooperativas en Defensa del Trabajo, por más Obras y Contra el Tarifazo”, incluye la presentación de petitorios en los Institutos Provinciales de Viviendas de todo el país.

Además denuncian una política de debilitamiento de las cooperativas de trabajo en general, la caída del consumo interno y una persecución a empresas recuperadas, que se inscribe en un retorno al modelo de ajuste del Estado, concentración de la Economía y caída del salario de los trabajadores.

De esta manera, la medida de fuerza busca la continuidad de los programas de viviendas, obras públicas y fortalecimiento; el aumento a $ 5000 del Programa Argentina Trabaja; la inmediata suspensión de los aumentos de tarifas de servicios de luz, agua y gas; y la incorporación de cooperativas como proveedores del Estado.

Christian Miño, presidente de la CNCT, agregó que “este reclamo es parte de una lucha más amplia que viene llevando adelante el pueblo argentino, a través de las multisectoriales contra el Tarifazo y la Marcha Federal convocada por la CTA a mediados de agosto”.

Pun

Las cooperativas buscan acceder a programas y subprogramas del Ministerio de Interior y Obras Públicas, Desarrollo Social y Ministerio de Trabajo. Lo mismo sucede con el pedido de compras a cooperativas por parte del Estado, como se venía haciendo en años anteriores y que permitía al sector un avance importante en encadenamientos productivos y redes sectoriales.

Por otra parte, las cooperativas de producción alertan sobre una baja del 40 % en las ventas de los últimos 7 meses, debido a la caída del consumo interno y la apertura de las importaciones. Esto se ve agravado por el aumento de las tarifas de servicios públicos, luz, gas y agua, que oscila entre el 500 % y hasta el 1000 % en algunos casos. Esta situación no es exclusiva del sector, sino que afecta a toda la industria nacional, pero principalmente a las empresas que no tienen espalda financiera, como las cooperativas y las Pymes. Los sectores cooperativos más perjudicados han sido los textiles, gráficos, portuarios, frigoríficos, construcción y gastronómicos.