Hoy están llamados a votar 2.904.739 cordobeses para elegir gobernador y vice, 70 legisladores provinciales e intendentes en 194 ciudades. Esta es la tercera vez que en Córdoba se utiliza la Boleta Única de Sufragio (BUS) luego de la reforma electoral de 2008 aprobada por el PJ y la UCR.

El gobernador actual, Juan Schiaretti, da prácticamnte por descontada su reelección. Se presentará por la alianza Hacemos por Córdoba, a la que incorporó al Partido Socialista. Dentro del tablero nacional hay expectativa por el papel que vaya a jugar en el futuro el mandatario provincial. Sin embargo, durante una recorrida en Río Cuarto, aclaró: “Se equivocan los que creen que las elecciones del domingo significan algo en el orden nacional, eso es no entender cómo funcionamos los cordobeses. Cuando elegimos gobernador, los de afuera son de palo”.

En tanto, desde Cambiemos no hay duda que se cosechará una nueva derrota. La división entre Mario Negri y Ramón Mestre le quitó cualquier chance de disputa y sumará una 8va derrota en los comicios provinciales en lo que va del año. El diputado cuenta con el apoyo de la Casa Rosada, mientras que el intendente de la capital jugará con el sello histórico de la UCR.

La batalla central será en la ciudad de Córdoba, donde se definirá si el peronismo vuelve a gobernar la ciudad de Córdoba con la candidatura de Martín Llaryora. En la capital, donde se concentra casi el 40% del padrón provincial con 1.101.650 votantes, las encuestas dan ganador por arrastre de la lista completa al aspirante del oficialismo provincial. Sin embargo, Luis Juez no pierde la esperanza y busca  volver a la Intendencia, donde gobernó entre 2003 y 2007.

Rodrigo de Loredo, yerno del ministro de Defensa Oscar Aguad y apoyado por el jefe de la bancada PRO de Diputados, Nicolás Massot va de candidato de la UCR de Mestre y está tercero en las encuestas. Al igual que lo ocurrido en la Provincia, la división de Cambiemos pavimentó el camino para que el PJ se quede con la Municipalidad de Córdoba.

Fuente: El País Digital