La ex mandataria llegó hoy hasta el Juzgado Federal de Río Gallegos para revalidar la denuncia penal que hiciera el jueves pasado por las escuchas difundidas de una conversación teléfonica suya con el extitular de la Agencia Federal de Inteligencia, Oscar Parrilli.

Cristina Kirchner, expresidenta de la Nación se acercó a la sede judicial de Río Gallegos, acompañada por cuatro custodios y por el abogado Marcelo Bersanelli. Allí confirmó la denuncia presentada, respecto de las escuchas filtradas de conversaciones que mantuvo con Oscar Parrili.

En su presentación, Cristina sostuvo que desde que dejó la Presidencia viene siendo blanco de "una feroz campaña de persecución política, mediática y judicial" y que el Poder Ejecutivo Nacional lleva a cabo "maniobras coordinadas y convergentes con tal estrategia, filtrando, a través de las fuerzas de seguridad y el Ministerio que las conduce, información reservada de tales actuaciones judiciales".

Además, la exmandataria denunció que "de manera subrepticia" viene siendo "víctima de maniobras de seguimiento que se practican sobre todos los movimientos" que realiza, ya sea en el ámbito de Santa Cruz así como también cuando se traslada a la Ciudad de Buenos Aires.