Se trataba de un juicio contravencional por el acampe de la Tupac Amaru en la capital de Jujuy. Ahora un juez de control en lo penal revocó la condena a tres años de proscripción a la líder social.

Milagro Sala lleva presa más de un año y medio en la cárcel de Alto Comedero. Tiene varias causas en proceso en su contra. Según diferentes organismos internacionales, entre ellos la ONU, su detención es "arbitraria" y debe ser liberada "de inmediato".

Ahora, la propia Justicia de Jujuy decidió declarar la nulidad de una condena que Sala tenía en su contra. La medida lleva la firma del juez subrogante Isidoro Arzud Cruz quien declaró nulos el procedimiento realizado en la Plaza de la capital provincial, el acta contravencional labrada en esa oportunidad, y el posterior juicio y la sentencia dictada contra la dirigente social.

La sentencia de proscripción, dictada el 30 de diciembre de 2016, sentó un precedente preocupante para las organizaciones sociales al inhabilitar por tres años y tres meses a la dirigente para integrar personas jurídicas y demás asociaciones civiles, culturales y deportivas. A la organización Tupac Amaru se le impuso una multa y la clausura de la sede central. Para los especialistas, se trató de un intento de criminalización de la protesta social.

La nulidad de estas medidas se conoce en momentos en que la Corte Suprema de Justicia tiene que analizar otra condena contra Sala, también cuestionada por organismos de Derechos Humanos.