Trabajadores de la TV Pública denunciaron una "persecución" por parte del titular del titular del Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos en el sector web de noticias del canal, donde todos los periodistas fueron desplazados y reasignados en otras áreas.

"Como represalia del conflicto sindical que tenemos, de un día para el otro la empresa barrió con todo el sector web de noticias. Todos dejaron de tener funciones en ese sector y les asignaron tareas en otras áreas para no tener allí trabajadores con convenios laborales bajo el estatuto del periodista", afirmó Agustín Lecchi, delegado gremial en el canal público.

Según denunció el Sindicato de Prensa de Buenos Aires (Sipreba) en un comunicado, "por orden directa de Lombardi; del presidente de RTA, Miguel Pereira, y del vicepresidente, Emilio Lafferriere, les sustrajeron las claves de acceso, les impidieron seguir realizando su trabajo y les notificaron luego que no cumplían funciones en el sector web del canal; ni ellos ni otro periodista del noticiero".

Lecchi explicó que, en lugar de los periodistas que cumplieron sus funciones hasta el miércoles pasado, "pusieron gente flexibilizada, de otros sectores, que al no estar organizada gremialmente no tienen capacidad para discutir la linea editorial o cualquier cuestión que sí se venían discutiendo".

Todo esto, sostuvo el delegado, se debe al conflicto gremial que mantienen los trabajadores con las autoridades del canal por la cuestión salarial y por las denuncias de "censura" que realizaron en el último tiempo.

"Hay una paritaria cero que planteó la empresa en octubre, cuando se nos venció el acuerdo paritario de 2016. Tenemos los salarios congelados desde el 30 de septiembre de ese año y hoy estamos cobrando el 50 por ciento de lo que cobrábamos en 2017", explicó.

"No hay ningún motivo profesional ni laboral mediante el cual la empresa podría justificar esta política más que el ensañamiento con quien se organiza gremialmente, su persecución y censura", aseguraron desde Sipreba, y sentenciaron: "Aunque a esta altura nada nos sorprende, debemos remarcar la paradoja de una gestión que hacia el afuera utiliza como eslogan el “todas las voces”, pero hacia adentro persigue y ataca a los trabajadores que se organizan y defienden sus derechos".

Fuente: El País Digital