Mariano Silvestroni denunció que presionaron a su cliente para que se acogiera a la figura de “imputado-colaborador”, en la causa de los cuadernos.

“La ley de arrepentido se está utilizando como un método de coacción”, aseguró Silvestroni. “Los Tribunales Superiores deberían poner un coto a esta práctica, pero hasta ahora no lo están haciendo”.

“No le sucedió solamente a él; las personas en esta causa están detenidas al sólo efecto de confesar. Esto es una vuelta a la época medieval. Pretenden extraer confesiones a partir del castigo físico, en este caso, con la detención o con traslados”, afirmó Silvestroni en diálogo con el periodista Gustavo Sylvestre por Radio 10.

En este sentido, adelantó que “van a empezar a aparecer los arrepentidos de haberse arrepentidos y van a confesar que los presionaron, hay que esperar que eso pase y hacer la denuncia”.

El abogado aseguró que su cliente fue “sacado de la cárcel a las dos de la mañana y devuelto a las cinco de la mañana del día siguiente para ser notificado de una resolución que podía ser notificada en el penal”, y “en el interín fue abordado por el fiscal, sin la presencia de la defensa, y le sugirió que declarase como arrepentido”, lo cual consideró como un “método de ablande” usado por parte de la Justicia.

“Es un instrumento de tortura. Decirle a una persona ‘yo lo meto preso y hasta que no confiese, no sale’, es torturarla”, sentenció Silvestroni.

Además, planteó que esto es “inconstitucional” ya que la Constitución Nacional “dice que no se puede obligar a una persona a declarar en su contra” y prohíbe los tratos crueles, inhumanos y degradantes, “y esto lo es, con la excusa de que podrían entorpecer la investigación”.

Sobre la doble vara en Comodoro Py, apuntó a la situación de Angelo Calcaterray se preguntó: “En esta causa, ¿quién tiene más posibilidades de entorpecer la investigación: el primo del Presidente (Ángelo Calcaterra), que se fue a su casa, o ex funcionarios que hace dos años y medio que no están en el Gobierno? Y ¿por qué motivo el primo del Presidente no pisó un calabozo ni por un minuto, y los otros están presos? Porque uno aceptó sumarse al libreto, y los otros no”.

Llorens reportó ante Bonadio lo que, a su entender, son presiones para convertirlo en “imputado-colaborador”. “Estoy detenido sin que se resuelva mi situación procesal en la presente causa, lo que aunado a la forma en que se llevan adelante los traslados innecesarias desde el penal para notificarme de la denegatoria de la excarcelación –disparó-. Parece que fueran hechos al solo efecto de que el fiscal me insinúe si me quiero acoger a los beneficios del imputado colaborador y sin que estuvieran presentes mis abogados defensores”.

Incluso, expresó, la imposibilidad de hablar con los ex funcionarios también presos en esta causa, “en momentos en que está levantada la incomunicación, me hacen sentir que el único objeto de mantenerme detenido en esta causa sea la de acogerme al beneficio”.

Escuchá el audio:

Por su parte, el abogado Mariano Cúneo Libarona, defensor del empresario Sergio Taselli, también reveló el accionar en la Justicia para sumar “arrepentidos”.

“Si no sale en libertad en breve lapso va a mentir y va a involucrar a alguno. No va a presentarse como arrepentido, salvo que quede preso y tenga que inventar algo, confesar algo, involucrar a alguien”, expresó. “Tenés que arrepentirte, confesar algo, e involucrar gente”, contó.

“Si decís que sos inocente quedas preso. Esto me alarma y me preocupa”, concluyó.

Fuente: Diario Pulse