La evidencia, que constó de cinco cabellos largos y manchas de sangre en una soga, fue encontrada dentro de una camioneta tipo unimog (vehículo multipropósito y todo terreno) perteneciente a la Gendarmería. Los Mapuches habían denunciado la utilización de un vehículo de esas características para llevarse a Maldonado y la fuerza lo habían negado.

Una serie de peritajes realizados ayer a última hora en la localidad de El Bolsón, de la provincia de Río Negro, resultó con el hallazgo de varias muestras de pelos y de rastros de lo que hasta ahora serían manchas de sangre del joven de 28 años, Santiago Maldonado, en una soga dentro de una camioneta del Escuadrón 35 de la Gendarmería Nacional. Se trata del mismo tipo de vehículo al que hacían referencia los tesimonios sobre los momentos previos a su desaparición.

Los resultados aparecieron luego de largas horas de allanamientos en distintas dependencias de la Gendarmería Nacional, fuerza de seguridad involucrada en los enfrentamientos con la comunidad Mapuche en los que había estado presente Maldonado el pasado primero de agosto, cuando fue visto por última vez.

Previo al hallazgo, miembros de la Policía Federal, enviados del Poder Judicial de la Provincia de Chubut y autoridades policiales de la provincia de Corrientes junto a perros entrenados habían también inspeccionado un predio del Escuadrón 36 de Esquel, Chubut, sin resultados.

La evidencia, que constó de cinco cabellos largos y manchas de sangre en una soga, fue encontrada dentro de una camioneta tipo unimog (vehículo multipropósito y todo terreno) perteneciente a la Gendarmería.

Santiago Maldonado desapareció mientras participaba de una manifestación a favor de la comunidad Mapuche Pu Lof en la provincia de Chubut. Se trataba, particularmente, del territorio de Cushamen, que forma parte de la propiedad de familia Benetton. Durante los incidentes hubo represión, disparos y piedrazos.