El neurocirujano que suena como posible candidato de Cambiemos en la provincia de Buenos Aires, tiene un pasado que sale a la luz. En las últimas horas comenzó a circular una antigua nota en la que Manes, además funcionario de Vidal, le pedía a Bush que no enviara dinero si Argentina no ajustaba.

Facundo Manes se ha ido posicionando en el último tiempo dentro de la fauna política y hasta suena como una de las caras de Cambiemos en este 2017. De origen radical, luego de algunos coqueteos con el GEN de Margarita Stolbizer, se acercó a quienes integran Cambiemos y hoy ejerce un cargo en la provincia de Buenos Aires en el área de Salud.

Con su posicionamiento, algunos empiezan a recordarle sus primeros pasos en en la actividad política, allá por 2002, cuando junto a otros jóvenes dirigentes lanzó el partido denominado 1810, que en su momento fue caratulado por el diario La Nación como "El partido nacido al ritmo del Que se vayan todos".

Precisamente una nota del diario de los Mitre, del año 2002, es la que compromete al hoy encumbrado neurocirujano. Allí se informa que en abril de ese año, el partido fundado por Manes "pidió por carta al presidente norteamericano, George W. Bush, que no aprobara envíos de dinero a la Argentina mientras ésta no completara las 'reformas estructurales' pendientes que exige el Fondo Monetario Internacional, especialmente la reducción del gasto público y la reforma política".

En esa misma nota, dan a conocer su pensamiento los cuatro dirigentes del partido 1810: Facundo y Gastón Manes, Marcelo Bomrad y Darío Curátola. Entonces Facundo Manes criticaba a la dirigencia política con argumentos un tanto peculiares: "Duhalde se maneja con una cultura barrial. La clase política es gente muy limitada, no entiende el pensamiento de un yanqui. Cree que lo va a seducir con una chicana barrial. Hay que conocer el mundo".

En otro pasaje de la entrevista, los miembros del fugaz 1810 aseguraban que se iban a presentar a las elecciones presidenciales y que ganarían con el 40% de los votos. "Si no nos metemos nosotros en política se van a meter los Menem, De la Rúa y Ruckauf de nuestra generación. Esta es la única opción que nos quedó", cerraba un resignado y a la vez esperanzado Facundo Manes.