Se trata de los legisladores nacionales Rodrigo Rodríguez y Adrián Grana, quienes solicitaron información a la Empresa Argentina de Soluciones Satelitales SA (ARSAT) sobre el desarrollo científico y la soberanía satelital.

Ambos diputados del Frente Para la Victoria (FPV), enviaron el miércoles pasado un pedido de informe a ARSAT para saber acerca en qué países, donde tiene cobertura los satelites ARSAT-1 y ARSAT-2, la empresa dispone de autorizaciones otorgadas por las autoridades para brindar servicios; y también para estar al tanto en los casos que la empresa realizó gestiones para obtener permisos pero estos fueron denegados.

Desde que Cambiemos llegó a la Casa Rosada los intentos de privatización de la industria satelital argentina no cesaron. En ese sentido, durante la gestión de Rodrigo Loredo (yerno del Ministro Oscar Aguad), no se presentó ningún balance, se condonaron deudas por $315 millones, cayeron abruptamente las inversiones y las ventas se estancaron, entre otros problemas preocupantes de gestión

Tras la renuncia de Loredo, en febrero de este año, el secretario de Infraestructura Tecnológica y País Digital del Ministerio de Modernización, Raúl Martínez, comenzó a trabajar como un “CEO” de ARSAT.

Martínez, es un hombre de absoluta confianza del ministro Andrés Ibarra y del presidente Mauricio Macri, con quienes trabaja desde hace más de 30 años en la empresa Sevel.

Los intentos de privatización de ARSAT es colonizante, ilegal, ya que no se ajusta a lo establecido en la ley 27.208 de Desarrollo de la Industria Satelital, que establece la prohibición de la transferencia de titularidad sin previa autorización expresa del Honorable Congreso de la Nación. El Gobierno debe entender que es soberanía comunicacional lo que otorga ARSAT y  un pueblo no puede comunicarse, no es un pueblo libre.

Diputados del FPV presentaron pedido de informe sobre situación de ARSAT