En una jornada histórica, tras dos meses de debates en comisiones y 22 horas de debate parlamentario, finalmente el proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) presentado por la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito fue aprobado por la Cámara de Diputados de la Nación.

El aborto legal, seguro y gratuito fue aprobado por el Congreso. Solo falta el paso que tendrá que dar en el Senado, donde las posiciones conservadoras son más marcadas que en la Cámara Baja.

La victoria de último momento estuvo en el voto de los diputados nacionales peronistas de La Pampa, que estaban indecisos pero finalmente terminaron volcando sus voluntades al lado de la aprobación de la iniciativa. El lado que, concretamente, es el que beneficia a las miles de mujeres que cada año acuden a clínicas clandestinas o métodos caseros para abortar.

La maratónica sesión, comenzó ayer a  las 11 de la mañana, acompañado por cerca de un millón de personas que respaldaron la iniciativa legislativa.

Anoche se vivieron momentos donde la derrota de la ley parecía de derrota. Allí las impulsoras de la ley echaron mano a un último recurso: salieron al Salón de Pasos Perdidos para pedir al Gobierno que interceda en la aprobación del proyecto. En ese momento ganaba el “no” por 127 contra 125.

Amaneció y la tendencia empezó a revertirse. El diputado de San Luis José Riccardo de la Unión Cívicas Radical (UCR), quien se encaminaba a la abstención, informó que finalmente votaría a favor. En simultáneo, el pampeano Sergio Ziliotto  del Partido Justicialista proclamaba en las redes sociales el respaldo de sus pares Melina Delú y Ariel Rauschenberger, quienes inicialmente estaban en contra. Ese fue el punto de inflexión.

Los discursos de cierre estuvieron a cargo de Silvia Lospennato de Cambiemos, quien  defendió el dictamen de mayoría y nombró una a una a las históricas militantes del aborto legal.

Otra sentida intervención fue la del jefe de bancada del Frente Para la Victoria (FPV), Agustín Rossi, quien manifestó su postura favorable por la legalización y dijo que "las mujeres reclaman por sus derechos", tras lo cual agregó: "Me acordé del debate del matrimonio igualitario, es la lucha más genuina de nuestro país. El colectivo de las mujeres nos interpelan".

En contra del proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo argumentaron el radical Horacio Goicoechea y Marcela Campagnoli de la Coalición Cívica.

La sesión inició con una “ola verde” que se propagó con el correr de la tarde de ayer. Los primeros tres indefinidos en adelantar su apoyo fueron la santacruceña Roxana Reyes (UCR), el bonaerense José Ignacio De Mendiguren (Frente Renovador), el santafesino Hugo Marcucci (UCR) y el porteño Alejandro García (Pro). Les siguieron la santiagueña Mirta Pastoriza (Frente Cívico), el fueguino Héctor “Tito” Stefani (Pro) y el misionero Jorge Franco (Frente de la Concordia), que había estado ausente.

Desde el FPV, Mónica Macha -una de las primeras cuatro firmantes del proyecto- sostuvo que “no importa lo que hacemos nosotros ni lo que creemos religiosamente; sí importa que esto implica la muerte de muchísimas mujeres en la Argentina todos los años, y que de no legalizar el aborto esas muertes se van a seguir produciendo”.

Además gregó que “importa también que nos podamos ubicar como un Estado laico, que es lo que somos, y entonces pensar que las distintas creencias religiosas son parte de nuestra cultura y para muchas personas pueden ser discurso e instituciones fundamentales, pero no lo son para todos y para todas”.

Hubo algunos discursos que levantaron polémica, como el del jefe del bloque macrista, Nicolás Massot. “Nunca en democracia nos animamos a tanto”, planteó, y la camporista Mayra Mendoza le respondió: “Porque vos sos la dictadura”. El diputado oficialista la cruzó: “Tampoco en ese momento, Mayra, nos animamos a tanto”.

“¿Qué esto de que (el aborto) ocurre igual, a qué nos estamos refiriendo, qué pasa con lo que ocurre igual?”, inquirió Massot, para concluir que el proyecto en tratamiento esconde “la renuncia de la política, del Estado”.

Del lado de los antiabortistas, otra de las legisladoras que desató murmullos fue la radical Estela Regidor, quien comparó la situación de las mujeres con la de los animales. “Yo soy protectora de animales, y seguramente muchos de ustedes tendrán en sus casas mascotas… ¿Qué pasa cuando nuestra perrita se nos queda embarazada? No la llevamos al veterinario para que aborte. Inmediatamente salimos a buscar a quién regalarle los perritos”, lanzó.

Ahora el proyecto pasó al Senado, donde los cálculos preliminares arrojan una tendencia en contra. La Cámara Alta podría tomarse su tiempo para iniciar el debate.