Osvaldo Sala es el padre de Gonzalo, quien el domingo pasado fue herido de gravedad por la Gendarmería con un disparo por la espalda cuando huía con su moto de un control vehicular.

"Gonzalo está muy bien, está internado en el Hospital Gandulfo", aseguró Osvaldo en Radio Con Vos. Allí, detalló los sucesos: "Esquivó el control de Gendarmería y empezaron a perseguirlo cuatro cuadras. Siente el impacto en la cintura, por atrás, y ahí dejan de seguirlo. Mi hijo herido sigue en la moto. La novia vive a ocho cuadras, es asistido por su familia. Lo grave de esto es que los gendarmes no siguieron, mi hijo sintió el disparo y terminó ahí", explicó.

El padre de Gonzalo detalló que "el balazo entró a la altura del riñón, con orificio de entrada y salida, pero no tocó ningún órgano". "Por suerte está con vida y recuperandóse", agregó y pidió "que se haga justicia sobre este gendarme que intentó asesinarlo y se dio a la fuga".

En relación a por qué esquivó el control, Osvaldo señaló que su hijo "no tiene antecedentes penales, lo único que quería era que no le saquen la moto". "Lo único que le falta es el registro, los papeles de la moto los tiene. Tenía multas de 14 mil pesos por andar sin casco, etc. Yo le dije que trate de que no le hagan multas y justo ese domingo salió con la moto, y se encontró con Gendarmería", contó el padre del motociclista.

El caso se suma a la polémica por la llamada "doctrina Chocobar", donde el gobierno respaldó a un oficial de policía que mató a un ladrón por la espalda cuando este huía. En circunstancias diferentes, el Ejecutivo también avaló meses antes el accionar de Prefectura en la muerte de Rafael Nahuel, un joven mapuche desarmado que fue fusilado por una patrulla del grupo Albatros.

Fuente: El País Digital