Imparable: la moneda norteamericana volvió a subir 23 centavos y otra vez logró un recórd al cerrar a 20,20 pesos. En algunos bancos se conseguía a $ 20,30. A principio de diciembre de 2017, el dólar costaba 17,90: de esta manera, el peso acumuló una devaluación del casi 13% en dos meses.

El Banco Central volvió a intervenir pero no pudo parar una nueva minicorrida contra la divisa norteamericana. Prácticamente, no pasó un sólo día en 2018 donde el dólar no haya subido por lo menos unos pocos centavos. El crecimiento del dólar ocurre mientras reina la incertidumbre en los mercados financieros internacionales por el aumento de las tasas en Estados Unidos y la caída de la bolsa en ese país.

Como se advirtió muchas veces, Argentina es uno de los países emergentes más vulnerables ante ese panorama por su alta dependencia del endeudamiento externo. Mientras el dólar volvía a apreciarse, el ministerio de Finanzas, que conduce Luis Caputo, anunció una nueva colocación de bonos por 70 mil millones de pesos y mil millones en dólares.