Al término de la reunión de gabinete ampliado en el CCK, el ministro del Interior Rogelio Frigerio y el de Hacienda Nicolás Dujovne brindaron una conferencia de prensa en la cual respondieron acerca de las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI), el tarifazo, y los cambios en el gabinete de ministros.

Sobre el impacto de las turbulencias cambiarias en la opinión pública Frigerio afirmó que el gobierno sabe que “muchos argentinos tienen incertidumbre y se preguntan si todo este fuerzo vale la pena”, e insistió que ante el cambio en el escenario internacional, el país “transita un desfiladero angosto” y por ese motivo, “no hay otro camino posible” que avanzar en un acuerdo con el FMI que asegure estabilidad financiera y fiscal.

Frigerio definió al proyecto de la oposición de retrotaer tarifas y adaptarlas a la variación de los salarios como una “ley mala” y remarcó el acuerdo con varios gobernadores en rechazar la atribución del Congreso de intervenir en la política tarifaria. El titular de Interior defendió el proyecto oficial de baja de impuestos en los servicios y declaró que el oficialismo tiene “una semana para llegar a un acuerdo sobre las tarifas en el Congreso”.

Sobre su reciente nombramiento como ministro coordinador del área económica, Nicolás Dujovne aclaró que en el gabinete “nadie está arriba ni debajo de nadie”, y desmintió que el gobierno evalúe suspender la baja progresiva de las retenciones a la soja por pedido del FMI, aunque aclaró que “todas las opciones están sobre la mesa”.