Al menos cinco detenidos y quince heridos es el saldo de la violenta represión que se produjo en la planta de Florida que fue tomada por los trabajadores. La Intantería de la policía bonaerense cumplió con una orden de la Justicia.

Al menos cinco trabajadores de la planta de producción recientemente cerrada por PepsiCo en la localidad de Florida fueron detenidos este jueves en medio de un violento desalojo ordenado por la Justicia.

La Infantería de la Policía de la provincia de Buenos Aires llevaba adelante el operativo ordenado por la jueza de Garantías N°3 de San Isidro, Andrea Rodríguez Mentasty, para devolver las instalaciones a la firma de capitales estadounidenses.

A pocos minutos de iniciar el operativo, la Infantería había despejado por medio de la represión con gas pimienta y balas de goma las veredas aledañas a la fábrica y luego ingresó a la planta para sacar de allí a los trabajadores.

Los operarios decidieron ocupar las instalaciones de la empresa de capitales estadounidenses el 26 de junio pasado, seis días después de que la firma cerrara de forma imprevista y comunicara la situación pegando un cartel en el portón principal.

Son al menos quince los heridos por la violencia policial.