El Gobierno aplicó el operativo antipiquetes y la Gendarmería desalojó a los manifestantes que cortaban el tránsito en el cruce de la Panamericana y la ruta 197, en el marco del paro nacional.

Gendarmes reprimieron a manifestantes de agrupaciones de izquierda en el corte de la autopista Panamericana, en el partido bonaerense de Tigre, adonde fueron detenidas algunas de las personas que participaban de la manifestación. También hubo heridos

Los incidentes comenzaron a las 9.25 en el bloqueo de la Panamericana y ruta 197, cuando los agentes federales avanzaron tirando gas y arrojando agua con carros hidrantes, lo que motivó la respuesta de los militantes.

El secretario de Seguridad Eugenio Burzaco justificó el desalojo de los manifestantes que ocupaban la autopista Panamericana al asegurar que el corte representa "un delito" y reconoció que "se esperaba" que hubiera incidentes.

"Gendarmería tenía que proceder, no se justifica la agresión", manifestó el funcionario en declaraciones televisivas.

El avance de la política represiva parece ser la primera respuesta del Gobierno Nacional ante la escalada de la protesta social.