La corrida cambiaria y la aceleración de la inflación en los últimos dos meses parecen mellar la imagen y la evaluación del Gobierno nacional. Las encuestas confirman esta tendencia y aportan profundidad sobre las opiniones de la sociedad respecto del manejo económico de Macri y su equipo.

Sin dudas, los datos reflejan que la crisis económica trajo aparejada una crisis de confianza en la política. En este caso, se ve reflejada mayormente sobre los dirigentes del oficialismo; sin embargo, la crisis también impactó en la percepción de la sociedad sobre los dirigentes de la oposición.

Relevada durante esta semana por Gustavo Córdoba & Asociados, la evaluación de los argentinos sobre el manejo de la crisis financiera y económica pone al Gobierno en aprietos: 2 de cada 3 encuestados a nivel nacional opina que se está haciendo de manera negativa, y un 46% corresponde a opiniones “muy negativas”.

Derivado del desmanejo y de la percepción de contradicciones entre el discurso y las acciones de Gobierno, un 60% de la sociedad argentina expresa no creerle a Macri, mientras que solo la mitad se pronunció en contrario.

Para profundizar aún más la crisis de confianza, casi un 70% de la sociedad se siente defraudada por Macri, pero el dato todavía más preocupante para el Ejecutivo es que uno de cada tres votantes de su base electoral expresó sentirse defraudado por la gestión.

Por caso, lo mismo sucede con el equipo económico: un 61% de los argentinos no lo considera creíble, siendo mayoritariamente (49,5%) evaluaciones de “nada creíble”.

El sector de la oposición tampoco se salva de esta pobre evaluación sobre el manejo de la crisis económica. En este sentido, la mitad de los argentinos desaprueban la actuación de la oposición en relación con la corrida cambiaria y el rebrote de la inflación.

Un interrogante queda abierto a la luz de los datos: ¿es factible que el desmanejo de la crisis económica se traduzca en una crisis de confianza en la política?

 

Fuente: El País Digital