El presidente del Banco Central de Sudáfrica, Lesetja Kganyago, distanció la pérdida del 13,5% que acumula el rand sudafricano desde comienzos de agosto de la situación de otras monedas de países emergentes, en particular de Turquía y de Argentina. Y apuntó a la baja calidad institucional de ambos países a la hora de dar respaldo a su moneda. En efecto, solo en agosto el peso perdió 26,3% de su valor frente al dólar, prácticamente el doble.

Estos dichos contradicen cabalmente la ilusión eurocentrista del referente del Pro, Federico Pinedo, quien días atrás ironizó la noticia de que la calificadora de deuda S&P's cambiaba de estable a negativa la perspectiva la calificación de Argentina como deudor y lo equiparaba con Etiopía, Egipto o Zambia.

"Quién tuviera plata para comprar", tuiteó el senador restándole relevancia al desplome de los bonos nacionales que advertía en un artículo el diario el Cronista. Luego de una oleada de críticas, Pinedo borró el desafortunado mensaje.

El Banco Central de Sudáfrica contrarió a Pinedo: "No somos Argentina"

Este jueves, el presidente del Banco Central sudafricano jerarquizó la solidez institucional del organismo que preside: "Mire a esos países (Turquía y Argentina) y los cimientos de sus bancos centrales. Nosotros tenemos un banco central creíble, respaldado por su constitución", argumentó en contra de una iniciativa del Congreso de su país que apunta a estatizar las acciones del Banco Central de Sudáfrica, que tiene la peculiaridad de tener accionistas privados.

"Tienen una situación en Turquía en la cual el presidente se pronuncia acerca de las tasas de interés", agregó como ejemplo de la falta de independencia de la autoridad monetaria, tal como lo consignó el Financial Times.

"Allí donde los populistas macroeconómicos quisieron que el Banco Central tomara medidas poco ortodoxas, terminaron con resultados completamente ortodoxos" de economías debilitadas, argumentó Kganyago, quien sospecha que detrás de la intención de nacionalizar las acciones del organismo que conduce, se oculta la pretensión de flexibilizar la independencia institucional en beneficio del uso político de los recursos del Banco Central.

"Las instituciones importan. Es por eso que no somos Turquía ni Argentina... ni Venezuela, para el caso", lapidó Kganyago.

Estas aseveraciones están respaldadas en los datos. No solo el peso argentino lideró el ranking de pérdida de valor en la corrida cambiaria desatada en abril -solo superado por el bolívar venezolano, cuyo desplome no obedece a movimientos recientes en el capital internacional-. Es que Argentina por cuestiones institucionales y estructurales de su economía, tras la salida del default, logró la calificación "B" en la escala de la calificadora de deuda Fitch Ratings. Calificación que comparte con Angola, Cabo Verde, Camerún, Ecuador, Egipto, Etiopía, Gabón, Ghana, Jamaica, Pakistán y Zambia.

Un escalón por encima, en la categoría "B+" se encuentran, entre otros, Armenia, Costa de Marfil, Kenya, Lesotho, Rwanda, Nigeria y Uganda. Y otros tres escalones más arriba, con "BB+", se ubica Sudáfrica.

Los números son contundentes. Mientras Argentina logró hoy una baja del 2% en su riesgo país hasta los 729 puntos, sigue más que duplicando al riesgo país de Sudáfrica, que hoy cerró en 322 puntos.

Y aunque Sudáfrica también es un país con una economía fuertemente primarizada y con elevado desempleo, en materia de salarios, Argentina ligeramente está mejor. En mayo, Sudáfrica fijó por primera vez un salario mínimo de 3500 rand (277 dólares); el cual por la deprecación del rand, hoy bajó a 228 dólares. Mientras que en Argentina hoy el salario mínimo vital y móvil equivale a 260 dólares y con el cobro del aumento dentro de un mes, va a subir a 279 dólares, 22% por encima del de Sudáfrica.

Fuente: La Política Online