El economista jefe del Banco Mundial pidió reducción del gasto con aumento de la inversión en infraestructura. La idea sería profundizar el ajuste una vez que termine la campaña.

El economista jefe para América Latina del Banco Mundial (BM), Carlos Végh, disertó este viernes en la Conferencia Anual de la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas (FIEL), donde sugirió acelerar el ajuste fiscal.

Días atrás, en su presentación en las Jornadas Monetarias 2017 organizadas por el Banco Mundial, el economista había explicitado que al a hora de encarar una estabilización de precios y por lo tanto dejar de financiar gasto público con emisión de dinero, los políticos tenían la posibilidad de decidir si "recession now or recession later" (recién ahora o más adelante) según si eligieran hacer el ajuste fiscal y monetario en un comienzo, o si por el contrario, al demorar el ajuste fiscal y en el ínterin financiarse con deuda.

Particularmente, él se inclinó por el gradualismo como una forma de ordenamiento fiscal sin generar una recesión abrupta que retraiga la recaudación y agrave el déficit. Y en esta segunda exposición ratificó su postura al asegurar que "un enfoque gradualista (del ajuste) no es una cosa mala porque hacer un ajuste fiscal muy brusco tendría efecto negativo sobre el crecimiento".

En este sentido, en su presentación en FIEL sostuvo que si bien él es partidario de las políticas gradualistas en materia de ajuste fiscal, la Argentina "debe acelerar el ritmo" de reducción de su déficit público.

"Acá, en la Argentina, se está haciendo en forma gradual y posiblemente haya que acelerar el ritmo", expresó el economista jefe del BM.

A su vez, advirtió que reducción del exceso de gasto público debe hacerse "sin recortar la inversión en infraestructura". De hecho, el Banco Mundial aseguró que la inversión en este rubro debe acelerarse del 2,5% del PBI actual al 4% durante veinte años para equiparar la competitividad de los países con los que Argentina compite.

En su presentación, Végh aseveró que no solo en Argentina sino en todos los países de la región, "no va a haber más remedio que hacer ajustes fiscales" porque "la situación (fiscal) es precaria". Luego de indicar que, a diferencia de la década pasada, América Latina no se verá beneficiada por factores externos en los próximos años entre otras cosas por la suba del precio de los commodities, el economista jefe del BM señaló que "la región va a necesitar generar su propio crecimiento".

"Eso implica que las reformas estructurales que contribuyan al aumento de la productividad, como las laborales y las educativas, van a jugar un rol clave", aseguró Végh. Puntualmente, se manifestó a favor de una "mayor apertura" de la región, de la cual dijo que "salvo Chile, es muy cerrada".