En la fábrica donde el presidente de la nación, Maurico Macri, anunció el veto de la ley antidespidos, se vive una grave situación de despidos.

El secretario general del gremio de los trabajadores de la carne, Silvio Etchehun, junto a un grupo de 15 empleados despedidos de la empresa Cresta Roja, se encadenaron a uno de los ingresos del Ministerio de Economía, en reclamo de soluciones para los empleados despedidos de esa empresa.

"Seguimos en nuestra protesta, hoy es nuestro tercer día de lucha, porque el gobierno nacional no responde a nuestros reclamos para los más de 2.500 trabajadores que fueron despedidos", dijo Etchehun.

Encadenado a uno de los ingresos al Palacio de Hacienda, el sindicalista informó sobre las demandas de su sector: "Nosotros seguimos esperando que el Gobierno entienda la sencillez de nuestros reclamos. Lamentablemente nadie nos entiende. Y bueno acá seguiremos hasta tanto podamos solucionar nuestros problemas".

Según Etchehun, "Seguiremos con nuestro reclamo hasta que los 2.500 compañeros tengan obra social; además es imprescindible tener una garrafa social para cada familia; la entrega de bolsones de comida y recomponer el valor de los REPRO".

"No podemos seguir viviendo con 6.000 pesos ante el aumentazo de la canasta familiar, de los impuestos, los remedios y de los servicios en nuestros barrios. Acá no hay nada raro, le decimos al presidente (Mauricio) Macri, acá no hay ningún puntero ni política, ni político en contra del Gobierno... Son necesidades imprescindibles que el Gobierno puede solucionar firmando un papel o con un llamado telefónico", remarcó.

El gremialista dijo además que en estos últimos días "hemos hablado con 6 o 7 funcionarios y la verdad es que no entienden lo que uno les explica".

"Pasamos tres noches muy frías donde los vecinos de esta zona nos alcanzaron un poco de comida y algunas frazadas, café y agua caliente para pasar la noche", finalizó Etchehun.