Tras inspeccionar el lugar con perros adiestrados, la Brigada de Explosivos de la Policía Federal confirmó que se trató de falsas amenazas. Fuentes parlamentarias informaron que las actividades previstas para la tarde se desarrollarán normalmente.

Poco después de la jura de Cristina Fernández de Kirchner y el resto de los senadores nacionales electos en los comicios de octubre, el Congreso recibió dos amenazas de bomba realizadas a la línea 911.

Inmediatamente, la Brigada de Explosivos de la Policía Federal evacuó el lugar y desplegó un operativo con perros adiestrados que no encontraron ningún artefacto peligroso.

Fuentes parlamentarias indicaron que fueron falsas amenazas y que por la tarde se desarrollará con normalidad la sesión del Senado donde se tratarán los proyectos de reforma previsional y las leyes de Consenso y de Responsabilidad fiscal.

En las puertas del Congreso ya comenzaron a concentrarse trabajadores y militantes de organizaciones sociales que rechazan estas reformas regresivas enviadas por el Gobierno de Mauricio Macri.