Según informó el Indec, el desempleo en el último trimestre de 2017 llegó al 7,2%, lo que mostró una baja desde el peor indicador durante la gestión macrista, que fue del 9,2%. Sin embargo, sigo por encima del último dato referido a la administración kirchnerista, que fue del 5,9%.

A pesar de la leve mejora en 2017 versus 2016, la desocupación afecta a 1,5 millones de personas. La situación sigue siendo peor que el tercer trimestre de 2015, última medición durante el Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner. Luego, el Indec fue intervenido por el macrista Jorge Todesca y realizó un insólito apagón informativo, como nunca ocurrió en la historia del organismo.

Más allá en el modesto descenso, los especialistas señalan que la baja se debe en general al aumento del trabajo precario, es decir monotributistas e independientes. Por su parte, el trabajo industrial cayó en los últimos 24 meses.