Las políticas económicas del Gobierno de Mauricio Macri no parecen calmar a los inversores, que volvieron a volcarse al dólar. La divisa norteamericana alcanzó un nuevo récord desde que Cambiemos llegó a Casa Rosada. Temor por el impacto sobre la inflación.

"Hoy hay un Banco Central independiente y profesional que va a impedir, usando todas las herramientas disponibles, que haya zozobras en las familias argentinas respecto a la inflación o el tipo de cambio", había dicho el ministro de Interior, Rogelio Frigerio. Sin embargo, la intervención oficial no alcanzó para que el dólar casi tocara los 18 pesos.

La semana pasada, la entidad monetaria había mantenido alta las tasas de interés para evitar que los capitales especulativos abandonaran las inversiones en LEBACS (en pesos) y se trasladaran al dólar. Eso se logró relativamente. Los mercados siguen desconcertados por las políticas contradictorias del Gobierno nacional. Déficits paralelos en aumento (fiscal y comercial), la actividad que no repunta, altas tasas.

Por último, resta saber cuánto de la gradual devaluación impactará sobre la inflación. Julio fue un mes con subas del orden del 2% nacional, según las consultoras privadas.