El juez federal Ariel Lijo ordenó levantar el secreto bancario sobre tres fundaciones vinculadas al PRO que son investigadas en el marco de la causa para determinar el origen del dinero robado en la casa de la vicepresidenta Gabriela Michetti en noviembre del año pasado. Las esquirlas ya le llegan a otros referentes del macrismo.

La decisión del magistrado abarcó a las fundaciones Pericles, Formar y FundarJusticia y Seguridad, luego de recibir informes sobre todas ellas por parte de la Inspección General de Justicia, confirmaron a Télam fuentes judiciales.

Las tres quedaron bajo investigación luego de abierta la causa penal que investiga el origen de los fondos robados a Michetti, parte de los cuales estaban destinados a una cena de gala de Suma, la fundación presidida por la funcionaria y sobre la cual ya se levantó el secreto bancario.

La pesquisa se orientó hacia otras fundaciones vinculadas al PRO a raíz de una ampliación de la denuncia presentada por los diputados del Frente para la Victoria Rodolfo Tailhade y Juan Cabandié.

Ahora, fuentes judiciales consignaron que Lijo libró oficios al Banco Central para que informe sobre las cuentas bancarias de las tres fundaciones y pidió a la Unidad de Información Financiera (UIF) datos sobre eventuales Reportes de Operaciones Sospechosas (ROS).

En noviembre del año pasado, Michetti sufrió el robo de 200.000 pesos, 50.000 dólares y otros 45.000 pesos, en un hecho por el que fue procesado y enviado a juicio uno de sus custodios.

A raíz de este hecho se abrió en los tribunales federales de Retiro una causa para investigar el origen del dinero.

Michetti presentó descargos en los que explicó que los 200.000 pesos eran para una cena de Suma, los 50.000 dólares un préstamo de su pareja, Juan Tonelli, para pagar un curso en el exterior a su hijo y el dinero restante para abonar obras de refacción en su casa.