Alberto Fernández y los miembros de su equipo económico mantuvieron este lunes una reunión con los funcionarios del Fondo Monetario Internacional (FMI) en el marco de una nueva visita que realizaron en el país. Tras el encuentro, los represenatantes opositores emitieron un duro documento en el que apuntaron contra el FMI y el Gobierno como los responsables de la "catástrofe social".

Sin embargo, la reunión dejó otra polémica. Una vez finalizada empezó a correr una versión que sostenía que los emisarios del organismo internacional hablaron en la reunión sobre su preocupación por "un vacío de poder". Incluso, algunas versiones periodísticas sugirieron que habría un adelantamiento de elecciones.

El FMI, varias horas después de la filtración de este dato, emitió un escueto documento en el que desmienten "categóricamente que miembros de la delegación actualmente presentes en Argentina, hayan sugerido adelantar las elecciones presidenciales por supuestas preocupaciones acerca de un hipotético ´vacío de poder´".

Además, concluyeron que "en ningún momento miembros de la delegación del FMI hablaron en éstos términos durante la reunión que mantuvieron hoy con el Sr. Alberto Fernández y sus asesores económicos".

Cabe mencionar que la misión del FMI, según informaron, no está vinculada con una nueva revisión de las metas que el Gobierno debe cumplir para recibir el próximo desembolso en septiembre, equivalente a 5.400 millones de dólares. La administración de Mauricio Macri puja por recibir ese desembolso en medio de cuestionamientos por el incumplimiento de tales metas, a los que ahora se le suma la incertidumbre por la crisis de poder que se desató tras las PASO.