Según datos publicados por el ministerio de Trabajo a cargo de Jorge Triaca, el empleo en Argentina sigue cayendo, tanto es así que sólo en el mes de mayo se destruyeron 16.900 puestos laborales entre el sector privado y el sector público. Según las cifras, el trabajo se contrajo en todos los rubros y fue el segundo mes consecutivo que mostró una baja, después de abril, mes que arrojó un saldo de 9.200 puestos destruidos.

De los 12.255.600 trabajadores registrados, el 51 por ciento pertenece al sector privado, el poco menos del 26% es del sector público, 16% cuentapropistas, 3,9% trabajadores y trabajadoras de casas particulares y el 3,3 por ciento se encuentran encuadraros en el monotributo social.

El panorama general, además, es malo, ya que una Encuesta de Indicadores Laborales entre 3.000 empresarios realizada por el gobierno nacional señaló que se derrumbaron las expectativas respecto de la toma de nuevos empleados en las compañías. Ese estudio reveló que el 6,7 por ciento de los directivos de empresas consideró que en el corto plazo reducirá su planta de empleados: se trata de la mayor proyección de despidos de los últimos cuatro años.

Durante mayo los sectores más castigados por la pérdida de empleo fueron el manufacturero (3.400 empleados menos), construcción (1600 menos), servicios comunitarios, sociales y personales (1.200 menos), hoteles y restaurantes (800 menos), servicios sociales y salud (700) y comercio y reparaciones (700).

Fuente: Política Argentina