El gobierno nacional decidió avanzar en la implementación de pistolas Taser para utilizar, en un principio, en Aeropuertos y en estaciones de trenes a pesar de las quejas de varios organismos de Derechos Humanos ya que esa arma no letal podría utilizarse para torturar, por el efecto de las descargas eléctricas.

El secretario de Seguridad Eugenio Burzaco intentó justificar la compra asegurando que "en los grandes aglomerados de personas está probado que es muy eficaz para no tener que usar armas de fuego".

El funcionario recordó que este tipo de armas "se utilizan en cientos de países" y que cuentan con la aprobación de la Agencia Nacional de Materiales Controlados (ANMaC), el organismo encargado de registrar, fiscalizar y controlar las armas de fuego. En América ya la usan Brasil, Colombia y México.

Burzaco aclaró que la implementación a nivel provincial y de la Ciudad de Buenos Aires dependerá de cada jurisdicción. "La seguridad ciudadana la lleva adelante cada provincia. Algunas pueden usarlas, otras no. Cada uno tiene su criterio", señaló.

Según trascendió, el Gobierno adquirió unas 300 Taser modelo X26. Cada pistola tiene un costo aproximado de 3.000 dólares.

La pistola inmoviliza de forma inmediata a quien recibe la descarga, que genera múltiples contracciones musculares por segundo. "Las armas de puño tiene un alcance de hasta 8 metros. Pero también hay escopetas que tiran entre 30 y 40 metros", señaló Burzaco.

Finalmente el secretario de Seguridad dijo que se capacitará a todo el personal de las fuerzas federales "para saber cuándo utilizarla y cuándo no".

Fuente: Diario Registrado