La confederación obrera junto a diferentes altos funcionarios, estudian cerrar un acuerdo para frenar los aumentos en los sueldos más bajos.  Pretenden que las paritarias tengan un tope del 20 por ciento.

La aceitada relación entre el gobierno de Mauricio Macri y la Confederación General del Trabajo (CGT) está dando su frutos y por estos días crece con la negociación de un acuerdo para moderar la suba del salario mínimo y ponerle un tope a todas las paritarias.

Según trascendió hoy, en una próxima fecha, el Ejecutivo convocará al Consejo del Salario para debatir un nuevo valor de ese ingreso.

En la convocatoria participan además de la cartera de Jorge Triaca 16 representantes gremiales y otro número igual de empresarios– está previsto definir un aumento del Salario Mínimo Vital y Móvil de entre 20 y 25 por ciento. Si se actualizar con un 20%, pasará de 8.060 a 9.672 pesos, aunque la cifra no habría sido todavía cotejada con las cámaras empresarias que participan de la negociación.

El objetivo de la CGT es equiparar el valor del salario mínimo con el costo de una canasta básica de alimentos, cuyo valor, según el Observatorio de Datos Económicos y Sociales de la propia central, es de 14.686 pesos. También las dos CTA pretenden igualarlo con la canasta básica del Indec, que es de 14.090 pesos.