Con un decreto que se publicará durante esta semana, el Gobierno oficializará el pago del bono de fin de año de  5.000 pesos para los empleados del sector privado.

A la par, las diferentes cámaras empresariales indicaron que no todos los sectores podrán pagar el bono y el ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, debió salir a explicar que habrá "flexibilidades" para las compañías que tengan dificultades.

Está previsto que las empresas deban pagar el bono de $5.000 en dos cuotas con los salarios de noviembre y enero, que se cobran en diciembre y febrero. Pero en el caso de las empresas de los sectores más afectados por la recesión, se permitirá una negociación entre las partes para definir su aplicación.

El ministro confirmó que las empresas tendrán este tipo de flexibilidades para el pago y que el bono que no es bono podrá tomarse a cuenta de futuros aumentos. "Eso dependerá de como quedaron los salarios respecto de la paritaria y la inflación", explicó en declaraciones a Radio Mitre.

"Hay muchas negociaciones colectivas que se vinieron cerrando. Algunos sectores tenían cláusulas gatillo. Algunos sectores estaban negociando bonos para este año. El hecho que de este sea un bono no remunerativo permite que sea pactado en cada una de las negociaciones colectivas", señaló.

Los que quedarán fuera del decreto que firmará el Presidente son los trabajadores rurales y los estatales, ante este panorama Sica avisó que este lunes terminarán de acordar con el titular de UPCN Andrés Rodríguez el "bono" de los estatales. Se trataría de un monto similar al acordado para los trabajadores en relación de dependencia y lo cobrarían los 210 mil empleados nacionales.