El vicejefe de Gabinete es uno de los hombres clave del Gobierno de Cambiemos. Ahora se encuentra en un pequeño problema familiar ya que su hijo, Pablo, se desempeña desde junio de 2016 como coordinador en el Ministerio de Desarrollo Social. Cobra 50 mil pesos. Según el último decreto presidencial su familiar debería renunciar, aunque todavía no lo hizo, según averiguó Primereando Las Noticias.

"No solo no renunció, sino que sigue siendo un hombre importante en Desarrollo en su rol de "coordinador de Planificación". Quintana fue quien articula con los movimientos sociales y quien se ocupó de los cambios en la entrega de pensiones a discapacitados. La salida de su hijo puede significarle un dolor de cabeza.

Según el DNU firmado por Mauricio Macri, los familiares de los ministros nacionales tienen tiempo hasta el 28 de febrero para renunciar a sus cargos. Hasta el momento, apenas renunció un puñado de parientes de los 40 que fueron contratados en el Estado por el macrismo.