La canciller alemana, durante su visita Buenos Aires, estuvo en un templo judío y según comentó el diputado de Cambiemos, su presencia es una señal de reconciliación. Críticas por doquier vía twitter.

"La visita de Merkel a la Sinagoga demuestra cómo es posible y esencial la reconciliación. El que quiera oír que oiga", escribió el legislador del oficialismo, Eduardo Amadeo en su cuenta de Twitter.

Las críticas de otros usuarios de twitter no tardaron en llegar ya que parecía inferir que Merkel sería nazi por el solo hecho de ser alemana, además de desconocer el proceso que se vivió en Alemania tras el nazismo, sólo para extrapolar eso a la discusión local del tema de los desaparecidos y la reconciliación que algunos pretenden con las fuerzas armadas.