Así lo expresó el jefe comunal de Gualeguay, quien se opone al decreto presidencial que prohíbe a los familiares de los funcionarios públicos asumir cargos de Gobierno. ¿El inicio de una interna en el oficialismo?

El intendente de la localidad entrerriana de Gualeguay, Federico Bodgan, hizo oídos sordos al decreto emitido por el Presidente de la Nación y ratificó a su hermana como secretaria de Gobierno tras una reunión de Gabinete.

Al explicar la sublevación al jefe de Estado, Bodgan criticó: "El tema del decreto presidencial se tocó en la reunión; es una decisión voluntaria y todos tienen su equipo armado. Lo hablé con los Secretarios, acá somos un equipo de trabajo, acá no se va nadie; no hay justificativos para romper un equipo armado como el que tenemos".

Pero la rebelión en Entre Ríos por el decreto de Macri nació apenas el mandatario firmó la orden. A los pocos días, el gobernador Gustavo Bordet, ignoró la decisión presidencial y nombró a su hija en el Estado hasta el 2040.

En algunos sitios de la provincia de Buenos Aires también ocurrió lo mismo, cuando el intendente oficialista de General Rodríguez, Darío Kubar, quien posee un nutrido número de parientes como funcionarios y con allegados en empresas contratadas por el Municipio, defendió a los suyos.

El largo listado está integrado su hermano Lucas, que se desempeña como secretario de Servicios Públicos; su cuñada, Miriam Conforti, asignada a la sede local de IOMA; mientras que su otra cuñada, Florencia Ruiz; y su sobrina, Wanda Lucero, formar parte de la Secretaría Privada. Primos, ahijados, sobrinos de su hermano y otras personas vinculadas al entorno familiar figuran en la nómina de empleados públicos.