El Gobierno quiere aprobar el ajuste sobre los haberes jubilatorios antes de fin de año. Para eso, necesita un tratamiento esprés en la Cámara de Diputados. La estrategia de Cambiemos es señalar que los trabajadores pasivos saldrán ganando con los cambios.

Así lo señaló el diputado amarillo Luciano Laspina, quien volvió a insistir con la línea oficial: "Los jubilados van a mantener y aumentar su poder adquisitivo", describió. Además, defendió la "nueva fórmula", porque "vamos a tener un sistema sustentable a largo plazo". Con los cambios propuestos por el macrismo, los trabajadores pasivos se perderán de ganar 500 pesos por mes.

"Se necesita un debate profundo del sistema previsional y si queremos subir las jubilaciones tenemos que hacerlo de manera consistente, viendo de dónde sacamos los recursos", siguió Laspina. En ese punto surge un interrogante, que plantearon sectores de la oposición: ¿Por qué es irresponsable atar las subas de los haberes a los vaivenes de la recaudación estatal?

De fondo, el macrismo pretende ajustar en 100 mil millones de pesos anuales los fondos que se destinan para los jubilados, pensionados y beneficiarios de la AUH. Si se aprueba la fórmula oficial, en marzo un trabajador pasivo promedio ganará 500 pesos más, cuando con el índice actual obtendría 1000 pesos. Es una pérdida del 50%.

Desde Unidad Ciudadana, el Bloque Justicialista y el massismo aseguraron que votarán en contra del proyecto amarillo. Falta saber qué hará el nuevo bloque de diputados que responden a los gobernadores de Salta, Tucumán y Córdoba. Además, habrá que ver si Cambiemos logra mantener a toda su tropa en bloque luego de las críticas que empiezan aparecer desde lugares "aliados" a la propuesta macrista. ¿Qué hará, finalmente, Elisa Carrió?